Captura de pantalla 2017-12-15 a las 12.13.50

Alicia

Llámame Alicia o mejor…¿Macarena?

Alicia pasaba muchas tardes de su adolescencia en nuestro Starbucks. Y un poco de culpa la tenía uno de sus dependientes. A ella le encantaba y a juzgar por las caritas felices que él le dibujaba en sus cafés, a él también le hacía gracia. Como ella era un poco tímida, nunca le dijo su nombre. Es más, se inventó uno: Macarena. Después de mucho tiempo sin pasarse por la cafetería, él la reconoció y al llamarla, Alicia se acordó de la mentirilla piadosa que le contó tiempo atrás.

 #DondeNacenLasHistorias